La casa grande tiene una capacidad para 8/10 personas, y aunque en su proceso de restauración se fue muy cuidadoso a la hora de respetar su arquitectura tradicional,  tiene todas las comodidades que nos impone la vida moderna: lavaplatos, chimenea, barbacoa interior, billar  ect...

En el interior de la casa se saborea la atmósfera tan propia de estas tierras, ya que se han respetado completamente la arquitectura y la decoración tan típicas de esta zona: muebles rústicos, iluminación cálida, paredes de piedra, vigas de madera, y algún motivo de la vida artesana que se llevaba a cabo antiguamente.

Servicios: Wifi , cuna de viaje, Documentación sobre la zona, se aceptan animales de compañia